El invierno se avecina, y con él llega la hora de preparar tu barco para la temporada baja. El almacenamiento y mantenimiento adecuados son esenciales para asegurar que tu embarcación esté en óptimas condiciones cuando llegue la próxima temporada de navegación.

Almacenamiento de Invierno:

Primero, asegúrate de que tu barco esté limpio. Lava el casco, tanto por dentro como por fuera, para eliminar suciedad, algas y cualquier suciedad que encuentres.

Luego, cambia el aceite y los filtros del motor y pon el sistema de agua con anticongelante si esperas temperaturas bajo cero, aunque esto no se da mucho en nuestra zona de la Costa Blanca.

Mantén la batería cargada o guárdala en un lugar cálido para evitar descargas.

Elige entre el almacenamiento en seco o en agua, según tu ubicación y preferencias. Ambas opciones tienen ventajas y desventajas, así que selecciona la que mejor se adapte a tu situación. En nuestro caso preferimos en seco, ya que es mejor que este a resguardo, ya que así se protege de cualquier peligro exterior además de que el casco se desgastara menos con la sal.

Mantenimiento en Invierno

No te olvides de tu barco durante los meses que está parado. Realiza de vez en cuando alguna inspección para detectar problemas. Échale un ojo que las cubiertas y lonas protectoras que estén en su lugar y en buen estado para proteger el barco.

Mantén una ventilación adecuada en el interior para prevenir la humedad y el moho. Inspecciona el motor en busca de corrosión y daño, y lubrica las partes móviles según las recomendaciones del fabricante, esto último tenlo siempre presente. Asegúrate de que las amarras estén en buen estado y que el barco esté bien asegurado en el caso de que lo dejes en remojo todo el invierno.

No olvides verificar que la documentación y el seguro de la embarcación estén en regla. Esto es especialmente importante si planeas almacenar el barco en una nave o un lugar de almacenaje de embarcaciones.

El invierno es la oportunidad perfecta para mantener tu barco en excelentes condiciones. Con una limpieza adecuada, cambios de aceite, protección contra el frío y mantenimiento regular, tu embarcación estará lista para navegar en la próxima temporada de verano o primavera. Cuida tu barco, porque al final es uno más de la familia y te da esos tan buenos momentos en el mar que nunca se irán de tu memoria