Para los que tenemos embarcaciones de recreo en España, la Inspección Técnica de Barcos (ITB) es un procedimiento que todos debemos pasar para garantizar la seguridad en el mar. En este artículo, vamos a explicarte paso a paso qué implica la ITB, quién debe realizarla, qué se inspecciona y cómo afecta a tu barco.

¿Qué es la ITB?

La ITB, es como la ITV de los coches, pero en el mar y un requisito obligatorio para todas las embarcaciones matriculadas bajo pabellón español. La misión de esta inspección es verificar que tu embarcación cumpla con las normativas de seguridad marítima y tenga a bordo el equipamiento necesario para garantizar la seguridad de la tripulación y los pasajeros.

¿Cómo es el proceso de la ITB?

La ITB se lleva a cabo en dos partes, una inspección de documentos y una inspección física. Durante la inspección documental, se verifica básicamente que la embarcación tenga toda la documentación reglamentaria en orden. La inspección física es una evaluación del estado general de la embarcación y su equipamiento, revisan el estado del casco, el funcionamiento del motor, el estado de la jarcia y el equipamiento de seguridad obligatorio, como chalecos salvavidas y extintores.

¿Cada cuanto tengo que pasar la ITB?

Esto varía según la eslora de la embarcación, por ejemplo, cada 3 años para embarcaciones de 15 a 24 metros. Y para las de 6 metros de eslora lo máximo es cada 5 años

¿Qué pasa si no paso la ITB?

Si no pasaras esta inspección no te darían el certificado de navegación, este certificado es obligatorio y debe estar a bordo en todo momento, además que, sin él, no puedes navegar.

Consejos para pasar la ITB:

Pues, lo único que tiene que hacer y que te recomendamos es llevarla a un taller de barcos o revisarla bien por tu cuenta, y lo más importante, llevar en regla toda la documentación.

No veas esta inspección como algo malo, ya que es necesario para la seguridad de todos, y es necesaria. Ahora que ya sabes cómo funciona te será mucho más fácil pasarla.